La Casa

La Isla del Júcar es una casa rural tradicional valenciana que fue construida a principios de siglo XX, y servía tanto para albergar a sus habitantes como para cobijar animales y guardar los aperos de trabajo propios del medio rural. Sus estancias eran las propias para el modo de vida de la época, corrales, pasos de carruajes, cambras para guardar el alimento del ganado, el llar para cocinar y calentar la vivienda junto con los dormitorios conformaban la vivienda por entonces.

Poco queda de esa primaria vivienda ya que todas sus dependencias se han renovado hasta el detalle con cariño y encanto, adaptándolas a las necesidades actuales y acondicionándolas para que el alojamiento de sus huéspedes se convierta en una experiencia de confort y placer.

En la rehabilitación se ha respetado la tradición e intentado conservar el estilo arquitectónico de la época, conservando elementos como portones, los techos altos con vigas de madera, los gruesos muros de piedra, así como las alacenas y el llar reconvertido en chimenea.

Asimismo, se han utilizado materiales como el barro cocido, la cerámica valenciana y maderas escogidas. Todo esto mezclado con algodón, lino, colores azules, ocres y marrones adecuadamente combinados y junto al mobiliario, cuidadosamente escogido en cada estancia, hacen de La Isla del Júcar un entorno mezcla de refinamiento y aire rústico con reminiscencias vintage que invita a la relajación y el disfrute del tiempo.

 


 

 

 

 

 

Planta Baja

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Planta Alta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Equipamiento

 

 

 

 

 

 

Exterior de la vivienda